Oficina Málaga
Apuesta por
el Desarrollo Competitivo

Actualidad

 
Con la comida no se juega, recuperemos la confianza del consumidor
20 de Septiembre

La industria agroalimentaria y las autoridades sanitarias tienen ante sí un importante reto: recuperar la confianza de los consumidores

Estamos viviendo una silenciosa revolución alimentaria. Gracias a los avances en la salud se está prolongando nuestro tiempo de vida. pero no sólo se trata de vivir más años sino de vivirlos en las mejores condiciones posibles, tanto físicas como mentales. No cabe duda de que los hábitos alimenticios están cambiando, en gran parte debido a una mayor cultura saludable del consumidor, teniendo mucho que ver la ayuda de internet por facilitar el acceso a la información de lo que compramos en tiempo real, exigiendo productos más sanos y naturales y preocupándonos más por las necesidades de nuestro organismo que por el marketing de las marcas. En resumen, queremos comer bien y saludable.

Una de las consecuencias de esta revolución silenciosa es que las cadenas de alimentación y la industria agroalimentaria se han visto obligadas a adaptarse a este nuevo paradigma de la salud, ofreciendo alimentos sanos que, además de sus valores nutricionales, organolépticos y comerciales, sean de calidad, ocupando lineales cada vez mayores.

Y es que, como nos decían nuestros padres cuando mareábamos las judías verdes en el plato, "con la comida no se juega". No se puede banalizar con nuestra alimentación. Lamentablemente en los últimos tiempos estamos viviendo escándalos de empresas que, amparándose en un supuesto cumplimiento normativo con las administraciones públicas, han actuado al margen de nuestra salud provocando alertas sanitarias que incluso alguna de ellas ha derivado en muertes. Sin duda alguna, estas situaciones están minando la confianza del consumidor en la industria agroalimentaria y los organismos reguladores.

 

La diferencia entre la mala suerte y la mala gestión

En el mundo de la consultoría estamos acostumbrados a escuchar frases típicas como: "llevamos 20 años haciéndolo así y nunca ha pasado nada", "esos documentos cumplen", "tengo contratado un empresa que se encarga de eso", "los análisis esos son muy caros".... Porque al final, tenemos la creencia de que nada pasa, hasta que pasa.

Es un hecho que el tener un adecuado sistema de autocontrol o una norma en seguridad alimentaria no garantiza al 100 por 100 que se está exento de fallos, accidentes o situaciones de crisis, pero si está claro que minimiza en gran medida los riesgos alimentarios ante el consumidor y pueden eximir a las empresas de sanciones legales y penales ante las autoridades; pero, ¿de qué estamos hablando? Pues nos referimos a una serie de actuaciones que pueden mitigar el impacto de la llamada "mala suerte"

 

Mecanismos para recuperar la confianza del consumidor 

Las autoridades y entes reguladores de vigilancia higiénico-sanitaria tienen la misión de proteger y promover la salud de la población, ejerciendo una gran presión para el cumplimiento de los requisitos de la normatividad base de inocuidad. Buenas prácticas de manufactura, Sistema de análisis de peligros y Puntos críticos de control APPCC, etc. Precisamente, en prevención de campañas de histerioris en contra del consumo de tal producto ó tal marca, las cadenas de alimentación han dado un paso más allá en la garantía ante sus clientes, exigiendo a sus proveedores que estén certificados con sistemas de gestión de inocuidad alimentaria como IFS Food, BRC, ISO 22000 Ó FSSC 22000, siendo esquemas de certificación para la cadena de abastecimiento y producción primaria.

Las normas IFS, BRC, FSSC 22000 e ISO 22000 surgen debido a la gran importancia que adquiere la Seguridad Alimentaria. Los consumidores, distribuidores, la normativa, han propiciado la aparición de dichas normas para regular la calidad, seguridad, legalidad y autenticidad de los alimentos. El objetivo que persiguen estas normas, es garantizar la correcta implantación y desarrollo de un sistema de gestión de la calidad y seguridad alimentaria. Su finalidad es garantizar que las organizaciones cumplan la normativa y proteger al consumidor con productos seguros, fiables e inocuos. De hecho, el GFSI (Global Food Safety Intiative) reconoce que los estándares IFS Food, BRC y FSSCC 22000 cumplen con los requisitos establecidos para garantizar la inocuidad alimentaria y su calidad, las especificaciones del producto y de clientes y la legislación aplicable tanto en el país de origen como en el de destino.

Para ello, es importante apoyarse en el asesoramiento de consultores expertos e internacionales como INTEDYA que ayuden a la implantación, la automatización y mantenimiento de un Sistema de Gestión de Seguridad e Inocuidad Alimentaria, incrementando el cumplimiento de la legislación, aumentando el nivel de control de todos los procesos, disminuyendo los principales riesgos alimentarios y sus costes asociados.

En cualquier caso, si quieres conocer más acerca del ámbito de la Seguridad Alimentaria puedes ampliar información al respecto, en INTEDYA contamos con varios cursos de formación con el que podrás formarte sobre la Seguridad Alimentaria, el sistema APPCC para controlar peligros y la Manipulación de Alimentos y los estándares y normas internacionales , entre otros temas. 

 

Carlos J. Martínez     Director OA Intedya - Seguridad Alimentaria                                                                                                                                                                                          

Más Actualidad
 
 
StaregisterSGSUNE Normalización EspañolaOganización Asociada a la WORLD COMPLIANCE ASSOCIATIONStandards Boost BusinessMiembros de ANSI (American National Standards Institute)Titulaciones conjuntas con la Universidad de San JorgeMiembros del Pacto Mundial de las Naciones UnidasMiembros de la Green Industry PlatformMiembros de la Asociación Española de la CalidadAdheridos al Pacto de LuxemburgoMiembros de la European Association for International EducationAlianza con Prevensystem
Intedya 2019    |   Política de Privacidad    |   Condiciones Generales de Contratación